Relato corto: Otra nueva vida.

Era difícil acostumbrarse al sonido hueco y resonante del martillo contra la madera, al vacío en sus entrañas, al regusto amargo de la apatía en sus labios… Se quedó sin respiración durante unos segundos, al comprender que estaba ocurriendo de nuevo. ¿Cuántas veces iban ya? Seis. Por lo menos. Se detuvo a pensarlo. Siete, en realidad. Aquella era su séptima sentencia de muerte.

¡Bruja! Gritaban siempre, un par de segundos después de que el eco del veredicto abandonase el salón de juicios. ¡Bruja! ¡A la hoguera! Y enloquecían con la rabia que a fuerza de costumbre les alimentaba, deseando quemarla viva más que nada en el mundo, sin detenerse a pensar en que si la pobre desgraciada sobre la que caía aquella acusación tuviese realmente el poder de la magia, ni una hoguera ni miles de granjeros enajenados podrían acabar con su vida si ella no lo deseaba.

El juicio, en el que ella ya ni intentó defenderse, acabó con aquel martillazo. La ejecución tendría lugar al anochecer.

Podría haberse fugado, pero la experiencia le había enseñado que era mejor dejar primero que se convenciesen de su muerte. Darles su espectáculo. Así no tendrían motivos para buscarla después. Simplemente, enterrarían sus cenizas, y con ellas, el recuerdo de su existencia.

Así era más fácil comenzar una nueva vida, en cualquier otro lugar del mundo lo suficientemente alejado como para que nadie reconociese su cara.

Encerrada en el calabozo municipal, dejó pasar las horas, sumida en sus pensamientos. Había leyendas en las que las brujas tenían varias vidas. Tal vez estuviesen inspiradas en alguna bruja real, pensó. Alguien como ella que ya hubiese gastado seis nombres, tres novios, seis pasados inventados. Pensó que el pasado que debía dejar atrás en esta ocasión era el que más iba a echar de menos. Realmente amaba la vida que había conseguido componer en aquella aldea. Sobre todo, amaba a Peter. Peter era su marido. El primer hombre que la apreciaba y no la trataba como a un ser inferior, sino que compartía con ella todas sus inquietudes. La única persona en el mundo a la que había considerado contarle la verdad sobre su naturaleza.

De repente, deseó poder hablar con él una última vez, deseó poder contárselo antes de partir. Se imaginó qué pensaría.

En el peor de los casos, sentiría asco, y cuando la sacasen en procesión hacia la plaza gritaría ¡bruja! más convencido que ninguno, sin apartar la vista cuando la escuchase gritar. Disfrutaría viéndola arder, sabiendo que la condena era justa.

En el mejor de los casos, sería el único hombre con cerebro de aquella desastrosa humanidad, y decidiría fugarse con ella.

En cualquiera de los casos, ella no habría tenido nada que perder. Pero no le dejaron verle.

Nunca había visto tanta gente reunida. Fue lo único que pensó mientas la ataban al poste. Se dejó guiar dócilmente, sin atreverse a mirar al público, temerosa de encontrar a Peter en primera fila. La llama prendió bajo sus pies y el verdugo se alejó rápidamente. Esperó unos minutos, hasta que las llamas rozaron su vestido. Entonces gritó y se removió, frenética. Un hechizo protegía su cuerpo y su ropa de las llamas y otro las fue avivando poco a poco. A los pocos minutos, el humo empezó a formar una cortina, separándola del resto de los seres humanos allí congregados. Ella hizo que el color grisáceo del humo que desprendía la madera, se oscureciese hasta ser casi negro. Esperó unos segundos, soltando alaridos prefabricados que a oídos de los espectadores sonarían completamente agónicos.

Cuando las cuerdas que la ataban al poste empezaron a arder, quedó libre para agacharse hasta desaparecer de su vista, tras las llamas y el humo. Dejó de chillar y escuchó el silencio reinante.

Evocó entonces en las mentes de los asistentes el recuerdo de ese olor propio de las incineraciones que hacía salivar a los hambrientos. El público, en su mayoría mal alimentado, saciaba su hambre con el espectáculo.

Transformó algunos rescoldos ardientes en huesos con restos de carne quemada. Se arrancó un trozo de la blusa y la dejó quemarse sobre uno de los huesos. Se descalzó y miró sus zapatos, consumidos lentamente por el fuego. Sólo entonces desapareció. El leve crack que produjo su partida se confundió con el crujir de los troncos calcinados, que poco a poco irían convirtiéndose en brasas.

Apareció en la puerta de su casa. No había nadie allí para verla. Entró, estaba abierto. Admiró durante un largo minuto el salón casi a oscuras titilando con las llamas débiles de la chimenea encendida y se dio cuenta de que aquél había sido su primer hogar. Sintió una lágrima, en su ojo derecho. “No llores”, se dijo. “Entra, coge tus cosas, vete, olvida”. Se secó la lágrima. Dio un paso hacia la única habitación de la casa y entonces le vio. Peter. La miraba.

Se observaron en silencio durante un largo minuto. Después él dijo:

—Eres una bruja.

Ella asintió. Una cabezada.

—Estás viva —dijo él.

—Sí.

Sintió un escalofrío mientras él se le acercaba. Entonces Peter le dio un abrazo, y susurró en su oído:

—Siempre supe que estábamos hechos para estar juntos.

Con un sonoro crack, ambos desaparecieron de la cabaña a oscuras. Aparecieron en medio de un espero bosque que ella desconocía. Tardó unos segundos en poder coger aire. No había sido ella. Y si no había…

Miró a Peter.

—¿Eres…? —Se quedó callada. Jamás había considerado que pudiesen existir hombres con el poder de la magia. ¿Cómo debía llamarle? Brujo, supuso, pero él se le adelantó.

—Soy un mago —Se detuvo. Guardó silencio. La miró a los ojos—. Y quisiera ser el padre de tus hijos, también. De los hijos de nuestra nueva vida.

En medio de aquella oscuridad, bajo el canto suave de los búhos y el aletear de los murciélagos, terminó:

—De todas nuestras nuevas vidas.

Ella, tras cinco largos segundos de completo silencio, se echó a llorar.


Si has llegado hasta aquí, sigue un poco más: deja un comentario. ¿Qué te ha parecido el relato? ¡Gracias!

14 comentarios:

  1. OOooh que bonito!!!!!!!!!! Te ha quedado tan tierno.

    Gracias por compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será que se respira la primavera xD

      Ok. No es por la primavera. Estaba yo un poco tierna :)

      Me alegra que te haya gustado, gracias a ti por comentar.

      Eliminar
  2. Ala q chulo! Me ha encantado <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho. ¡¡Gracias por comentar!!

      Eliminar
  3. Enhorabuena, me parece que tienes gran talento narrativo, presentas los acontecimientos con la justa dosis descriptiva resultando una lectura muy dinámica. El giro argumental del final es inesperado, nada hace suponer que Peter fuese mago, de nuevo felicitaciones.
    Ya que compartimos afición por la escritura te invito a que visites mi blog rosaurapendas.wordpress.com y si te apetece me des tu opinión. Muchas gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar, eso lo primero. Da gusto saber que la gente te lee.

      Sobre todo, gracias por tus palabras. Siempre se intenta hacer las cosas lo mejor que se puede, y que el resultado merezca la pena es muy emocionante. Me alegra que te gustase cómo está escrita y también el pequeño giro del final :)

      Muchas gracias a ti por pasarte y sobre todo por dejar tu opinión. Me pasaré por el blog pronto, en cuanto tenga un minuto, y dejaré mi opinión cuando lo lea.

      Un saludo y de nuevo gracias.

      Eliminar
  4. Recuerdo la primera vez que leí tu relato :) la verdad es que he leído unos cuantos, y cuando te conocí me impresionó mucho lo bien que escribías,creo que te lo dije mucho (gracias por lo salir huyendo ;P ) y que decirte?, pues que sigas escribiendo siempre, y quizás esos relatos cortos algún día se transformen en uno más largo :) un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Sí, me acuerdo que te pasé algún relato al principio, cuando los subía en Relatea. Eso nos unió, además de las #MujeresConCarisma xD

      Hablando en serio me alegra que te guste cómo escribo. Hace mucha ilusión saber que alguien te lee pero mucho más saber que le gusta cómo lo haces. Gracias a ti por no salir huyendo y por comentar :) Seguiré escribiendo, eso siempre. Y lo que pase con los relatos, habrá que verlo. Ojalá algún día tenga la paciencia suficiente para hacer algo más largo. De momento, siempre que lo he intentado ha quedado a medias, de lo cual se deduce fácilmente que tengo una cantidad ingente de relatos a medias que no retomaré nunca... :(

      Aún así me conformo con escribir lo que puedo y cuando puedo y me alegra mucho saber que estás por ahí leyendo. Gracias :D Un beso!

      Eliminar
  5. Un buen relato, pero no me explico por qué Peter, si tanto quería a la chica bruja, no fue a salvarla de las llamas. ¿O él sabía ya que era bruja?
    (Soy chica potterhead)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he tenido que leer el relato de nuevo para responderte jaja, porque hace tanto que lo escribí que no me acordaba. Lo que pasa es que Peter intuía que ella era una bruja, porque él era mago, por tanto se esperaba que se pudiese salvar sola de la hoguera. Aún así estaba nervioso porque no podía estar seguro de que fuese bruja, pues no es algo de lo que ninguno hubiese hablado antes, ambos estaban en la clandestinidad. Por eso al final los dos se desaparecen y él le confiesa que es un mago. Ella ni siquiera se imaginaba que pudiese haber magos hombres, porque siempre se castigaba en la antigüedad sólo a las mujeres.

      Eliminar
  6. Encantadora historia. Te hace ponerte en situación rápidamente, como estaba el público en la ejecución, frente a la pira, como se siente ella y lo que va haciendo, se entiende todo perfectamente. Además es como que Peter, el marido, se queda en casa porque no quiere ver como la queman, y cuando aparece en la casa y descubre que también es mágica como él es como una explosión de emociones. me Ha gustado mucho: corto, preciso y tan crudo como adorable, enhorabuena ^^.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Me alegra mucho que te haya gustado!!
      La verdad es que fue de las que menos inspirada estaba para escribir, pero me gustó la idea de enfocarlo todo desde la visión de ella, sabiendo que no iba a morir, pero sólo dejándolo intuir, para que se notasen sus pensamientos y la pena que le daba el mundo donde vivía.

      El marido exactamente se queda en casa por no ver la escena, porque piensa que va a morir. Me alegra mucho que te haya gustado y que hayas podido sentir emociones. No sé si quedó muy bien cerrado el relato, pero me gustó mucho escribirlo.

      ¡¡Muchas gracias por leer y comentar!!

      Eliminar
  7. Pues mira al final he leido una historia corta tuya XD...que le vamos ha hacer , habrá que ir empezando XD.
    Pues yo voy a estar en contra de to dios XD como se pueden amar si ni siquiera sabian que eran de verdad? caca eso es amor superficial para mi XD...hala ya lo he dicho XD
    Prometo como ya dije seguir leyendo alguno mas...muy buena historia !!! aunque después de leerme todas las hadas del reino por hoy tengo suficiente hogueras ya no??? XD...
    besis!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡BIEEEEN!!!! ¡¡El imperius ha funcionado!! jajajaja xD
      No, en serio, gracias por leerla, *y a ver si te pica la curiosidad y picoteas alguna más ;)*

      Hablando en serio, veamos, ¿cómo pueden amarse? es una buena pregunta, yo lo veo como que en realidad sí que se conocen, no es que sea amor superfical, sino que en una sociedad así, que juzga tan cruelmente a las personas con magia, uno no va por ahí diciendo que los posee, ni a su pareja, hasta que no llega a cierto grado de confianza e intimidad que puede tardarse años en conseguir.

      Es un poco lo que quise decir con la frase en la que describe a Peter como "La única persona en el mundo a la que había considerado contarle la verdad sobre su naturaleza."

      Ten en cuenta que podemos estar hablando de la vida o la muerte, o una vida de exilios continuados como lleva la protagonista. Es difícil confiar tanto en una persona, por mucho que la quieras. Y todos tenemos secretos con todo el mundo, aunque no sean tan grandes como los de estos dos, claro.

      También me gustó hacerlo así para que al final pudiese darse la situación un poco "ridícula" de que ambos han estado ocultando lo mismo por miedo al otro.

      Puede que sea un amor un poco superficial. Aunque siempre es difícil sincerarse con las personas,por mucho que las ames.

      ¡¡Espero que cumplas tus promesas!! Me hará muchísima ilusión que leas alguna historia más y saber tu opinión.

      PD. Hay algunas que no tratan sobre hogueras xDDD

      ¡¡Un beso enorme!!

      Eliminar