Reseña: El Alquimista (Paulo Coelho)


LA POSIBILIDAD DE REALIZAR UN SUEÑO.



FICHA TÉCNICA

Título: El alquimista.
Autor: Paulo Coelho.
Editorial: Planeta.
ISBN: 9-788423-964482.
Año de publicación: 1998.
Número de páginas: 177 (sin contar los contenidos didácticos del final).
Género: Didáctica, fábula, viajes.
Resumen: El Alquimista, frecuentemente comparado con El Principito de Saint-Exupéry y con Juan Salvador Gaviota de Richard Bach, está considerado ya un clásico de nuestros días. Relata las aventuras de Santiago, un joven pastor andaluz que un día abandonó su rebaño para ir en pos de una quimera, aprendiendo durante el trayecto a escuchar los dictados del corazón y a descifrar el lenguaje que está más allá de las palabras. Con este enriquecedor viaje por las arenas del desierto, Paulo Coelho recrea un símbolo hermoso y revelador de la vida, el hombre y sus sueños.



No importa lo que haga, cada persona en la Tierra está siempre representando el papel principal de la Historia del mundo –dijo–. Y normalmente, no lo sabe.


Hace muchos años, leí esta cita de El Alquimista en el prólogo de Panteón (Memorias de Idhún III) de Laura Gallego. Desde entonces tuve presente que debía leer el clásico de Paulo Coelho en algún momento de mi vida. Ni siquiera lo apunté en la famosa lista de libros pendientes (dudo que por aquél entonces siquiera existiese tal lista), simplemente, estaba presente en mi cabeza.

Ha tenido que pasar casi una década para que al final me haya dado por leerlo. Y darse la casualidad de que el libro acabó en la estantería de casa en formato físico, animándome a decidirme por ese y no por alguno de tantos que esperaban en mi ebook.


OPINIÓN

El Alquimista parece el típico libro que te mandan leer en el colegio (no es mi caso) y acabas odiándolo, pero que si lo lees siendo más mayor, te arranca unas cuantas sonrisas.

A mí, fanática de apuntar las frases que me gustan de los libros, me ha arrancado al menos una buena colección de ellas copiadas en el cuaderno.

Me parece importante recalcar que no me ha parecido que tenga un mensaje tan profundo como pueda parecer por la fama que lo precede. Quiero decir que, en mi opinión, leer este libro no va a abrirte los ojos ni a descubirte el mundo, aunque puede hacerte pensar un poco, lo cual ya es bastante hoy en día.

Creo que en cierto modo, como dije en mi reseña de Los cuentos de Beedle el bardo, hay que colocar este libro en su contexto de "fábula" y no como una "obra maestra", porque creo que si no, puede llegar a decepcionar.

Personalmente reconozco que no tenía ni idea de su argumento cuando empecé a leerlo, ni me había creado falsas expectativas. Me ha parecido un bonito cuento, bien narrado aunque con un lenguaje tal vez excesivamente simple para mi gusto, que hace un uso continuo pero no pesado de pequeñas metáforas. El personaje principal es bastante ingenuo, aunque apropiado para la historia y la trama es sencilla, encajaría perfectamente como cuento infantil.

Las palabras de sus páginas me ha dejado en cambio un regusto agridulce, arrancándome a veces sonrisas con las frases típicas de los cuentos para niños y otras veces levantando preguntas comprometidas en mi interior, haciéndome pensar si he logrado o estoy al menos en el camino correcto para lograr lo que realmente deseo de la vida. Es más, preguntarme, en mi caso, ¿qué es lo que realmente deseo de la vida? Y darme cuenta de que, como la mayoría de las personas, tal vez ni siquiera yo lo sé.

Es en general un libro sencillo, que se lee rápido y creo que merece la pena dedicarle unas pocas horas, si, como yo, eres fanático de las frases curiosas y las historias sin demasiados quiebros argumentales.

Mi valoración final de este libro está entre las 3 y las 4 estrellas. Pero le daré 4 porque ha sido muy entretenido y demuestra que no hace falta ser rimbombante ni tener grandes construcciones gramaticales para escribir un buen libro.



SOBRE EL AUTOR

Paulo Coelho nació en Río de Janeiro en 1947. Es uno de los escritores más leídos del mundo (más de 210 millones de libros vendidos en más de 150 países, traducido a 80 lenguas) y, según he podido leer, su vida parece una novela de intrigas. Intentaré resumirla.

Se crió en un entorno fuertemente religioso (lo cual se refleja en El Alquimista, sin duda). A los 7 años ingresó en un coelgio jesuita y descubrió su vocación de escritor tras ganar un premio literario en un concurso escolar de poesía.

Sus padres querían que fuese ingeniero e intentaron reprimir sus deseos de dedicarse a la literatura, lo que provocó en él una gran rebeldía. Empezó a desobedecer las normas familiares, hasta que a los diecisiete años y debido a la desobediencia y, según ellos, inmadurez que presentaba, sus padres le internaron en un hospital psiquiátrico, donde fue sometido a varias sesiones de electroshock.

Volvieron a internarle poco más tarde, cuando Paulo empezó a relacionarse con un grupo de teatro (lo cual, en aquella época, no estaba bien visto socialmente) e indicó deseos de dedicarse al periodismo.

Este episodio de los centros psiquiátricos acabó cuando un psiquiatra realizó una evaluación en la que determinó que no estaba loco y que no debía volver a ser internado. Paulo escribiría muchos años después una novela inspirada en sus experiencias durante estos años: Veronika decide morir.

En la época posterior a sus internamientos escribió letras de canciones junto al compositor y músico Raúl Seixas. Los primeros ingresos de Paulo proceden de la venta de más de 500.000 copias de sus discos. Durante este periodo escribieron también una serie de cómics llamada «Kring-ha», en favor de la libertad, que el régimen dictatorial consideró amenazantes y que motivaron su encarcelamiento. Dos días después de su liberación, a Paulo le secuestraron en plena calle y le encerraron en un centro militar de tortura durante varios días.

Con veintiséis años y tras todas estas experiencias, Paulo decidió que ya había vivido suficiente. Consiguió un empleo en la discográfica Polygram y empezó a dedicarse más en serio a la escritura.

En 1979 se estableció con la que es su esposa y pocos meses más tarde Paulo tuvo un reencuentro con el catolicismo. Empezó a estudiar el lenguaje simbólico del cristianismo y le propusieron hacer el Camino de Santiago que supuso el punto de inflexión en su vida y en el que se inspiró para escribir su primer libro en 1987: El peregrino de Compostela. Un año después escribió El Alquimista.

Desde octubre de 2002 es miembro de la Academia Brasileña de las Letras. Ha recibido destacados premios y reconocimientos internacionales, como la prestigiosa distinción Chevalier de L'Ordre National de La Legion d'Honneur del gobierno francés, la Medalla de Oro de Galicia y el premio Crystal Award que concede el Foro Económico Mundial, entre muchos otros.

En la actualidad es consejero especial de la Unesco para el programa de convergencia espiritual y diálogos interculturales así como Mensajero de la Paz de Naciones Unidas.


¿Habéis leído este libro? ¿Qué os ha parecido? ¡Me interesa vuestra opinión!

4 comentarios:

  1. Esa frase de Coehlo la tuve escrita en mi pizarra mucho tiempo. Me parece muy bonita,y como bien dices creo que te hace pensar. No me he leído el libro,pero es cierto que tiene mucha fama (aunque por propia experiencia la fama no asegura que sea bueno) pero quizás tenga algo como tu dices de fábula o parábola, para explicar de manera sencilla con una simple historia algo quizás más importante o profundo. No lo se, tendré un leerlo para descubrirlo. :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La frase es que es genial. Yo la tengo en mi cuaderno de frases incluso en Panteón. Es la única frase de un prólogo que he apuntado nunca jajaja.

      Tienes razón con lo de la fama, suele pasar, yo por eso intento no crear demasiada expectativa e intento leer sin pensar en lo que otros han dicho antes de los libros (de ahí que no lea casi reseñas de libros que no he leído y quiero leer)

      Para mí es lo bonito de este libro, que explica cosas importantes con un planteamiento muy sencillo.

      Es un libro muy corto, ni 200 páginas, así que si algún día te ánimas, es bueno porque se lee muy rápido :)


      Muchas gracias por comentar siempre <3

      Eliminar
  2. Yo leí este libro hace un par de años, no es mas ni menos que un bonito libro con frases preciosas.
    Me gusto tu reseña y coinicido contigo...
    Y si de frases bonitas se trata, te recomiendo "El manual del guerrero de la luz" tambien de Coelho, de allí sacarías unas cuantas.
    Besito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy muy de apuntar frases, al principio tenía un cuaderno y como sólo leía en casa, las iba apuntando ahí. Ahora como también leo fuera de casa las voy apuntando en el móvil y las paso a un archivo en el ordenador cada vez que acabo un libro.

      Tengo entendido que casi todos los libros de Coelho son de ese estilo, así que es bueno tener fichado a un autor así para cuando te apetezcan este tipo de "lecturas bonitas". Gracias por la recomendación y el comentario :)

      Un besito también para ti.

      Eliminar