Reseña: Las hijas de Tara (Laura Gallego García).

LA INCRUSIÓN EN CIENCIA FICCIÓN DE LAURA GALLEGO



FICHA TÉCNICA

Título: Las hijas de Tara.
Autora: Laura Gallego García (Web oficial).
Editorial: SM (Colección Gran Angular)
ISBN: 84 348 8629 2.
Año de publicación: 2000.
Número de páginas: 236.
Género: Ciencia-ficción, fantasía.
Resumen: El mundo natural de Mannawinard lleva mucho tiempo enfrentado al mundo tecnológico de las dumas. Cinco humanos de diferentes orígenes y un androide tienen la solución; pero antes deberán encontrarse y emprender juntos un viaje lleno de peligros donde mercenarios, mutantes y robots destructivos intentarán acabar con sus vidas.

Las hijas de Tara es una mezcla entre fantasía y ciencia-ficción y se desarrolla en un mundo que en el que la manipulación genética y el perfeccionamiento de las máquinas hacen que muchos humanos se planteen una vuelta a la naturaleza.



OPINIÓN

Hacía muchos años desde mi último libro de Laura Gallego (concretamente, siete), y decidí reencontrarme con ella en este libro. Elegí Las hijas de Tara al ver que entraba dentro del género de ciencia-ficción y sentí curiosidad por ver a la escritora de mi infancia más allá de la fantasía a la que me tenía acostumbrada.

Personalmente, siempre me ha gustado la forma de escribir de Laura, sencilla, directa, enfocada a un público juvenil y sin salirse demasiado de su papel. Lo que más me suele gustar de algunos de sus libros es encontrar algún mensaje importante camuflado en la historia, detrás de la fantasía. Creo que es el caso de Las hijas de Tara, pero aún así, de algún modo, este libro no me ha terminado de encajar.

Para explicar esto, empezaré comentando el resumen del argumento. Es innegable que el planteamiento semi-apocalíptico del libro no es muy original: un mundo en el que la Naturaleza apenas existe y el hombre basa su vida en la tecnología hasta tal punto que incluso ha olvidado la existencia de los bosques o los animales… El enfrentamiento del mundo tecnológico contra la Naturaleza, es algo que se ha visto y leído ya cientos de veces. En este caso, lo vemos a través de las dos protagonistas, Kim procedente de la gran ciudad, y Keyko, habitante del bosque, que se ven envueltas en una aventura que les obliga a trabajar juntas.

Desde el principio, las personalidades opuestas de ambas jóvenes y sus diferentes procedencias chocan de forma tan ridícula, creando una situación tan propia del mundo real, que te hace pensar en el modo en que diferentes creencias, costumbres o países de procedencia separan a unas personas de otras sin ninguna justificación.

Dentro de lo manoseado que está el tema principal de la novela, hubo un pequeño detalle que me gustó, y es que no entra desde el principio en demasiados detalles descriptivos sobre el mundo ficticio en que se situa. De algún modo, empieza a hablarte de él como si ya lo conocieses, como si formases parte de la historia antes de empezar la primera página. Y cuando te quieres dar cuenta descubres que realmente no hacían falta muchas más explicaciones, porque te has ido empapando poco a poco de las descripciones que van apareciendo puntualmente, llegando a formarte una idea bastante detallada del aspecto del mundo en el que transcurre la novela.

Una de las cosas que más me gusta de Laura Gallego es que sus protagonistas suelen ser bastante reales en algunos aspectos. Puede parecer extraño, pero viendo el panorama de la literatura juvenil hoy en día, necesito recalcar que en este libro ellos no son chicos “perfectos”, y ellas no son chicas insulsas dependientes de un personaje masculino en el que sin razón alguna creen haber encontrado al amor de su vida. Aunque en Keyko y Kim sí que encontramos uno de los fallos recurrentes de los personajes de literatura juvenil, y es que sus mentalidades y sobre todo sus estilos de vida están muy por encima de su supuesta edad. No comprendo por qué aparece tanto este fallo en novelas destinadas a este público. Para mí es algo tan fácil de solucionar como sumarles unos cuantos años a los protagonistas…, no creo que los lectores sientan menos afinidad con un libro sólo por el hecho de que sus protagonistas tengan 25 años en lugar de 17.

Tengo que destacar también que, personalmente, no me ha gustado que casi todos los protagonistas principales de esta novela fuesen femeninos. No me ha sorprendido, dado el título (y considero que es algo interesante dado que las novelas de ciencia ficción casi siempre están protagonizadas por hombres), pero me he quedado con ganas de ver cómo habrían encajado más personajes masculinos en la trama y de ver cómo se habrían relacionado unos con otros. Eso sí, me gustó mucho que se insinuase (o al menos a mí me lo pareció) una relación más allá de la amistad entre dos personajes femeninos de la novela. Creo que este tipo de relaciones LGBT+ son muy necesarias y escasas en la literatura.

En general, y enfocándola siempre desde el punto de vista del público juvenil al que va dirigida, Las hijas de Tara me ha parecido una historia bien llevada, que se va desarrollando sin prisa, dando tiempo a que el lector se acostumbre al papel que juega cada personaje y a sus personalidades. Para mí lo mejor de este libro es que es su fluidez, la facilidad con la que te sitúa en el mundo ficticio que recrea y lo bien llevada que está la mezcla entre robótica y magia, que en principio parece un poco extraña. Pero he sentido que, en general, a la historia le faltaba algo de chispa y originalidad. Por todo esto, no puedo darle más de 3/5 estrellas.



Como curiosidad comentar que el primer capítulo del libro está disponible gratis en la web de Laura Gallego junto a varias curiosidades interesantes que nos cuenta la autora. Escribiendo esta reseña entré a curiosear y descubrí, por ejemplo, que el parecido que había encontrado entre uno de los personajes de la novela, y el famoso Kirtash de Memorias de Idhún, no eran sólo alucinaciones mías; o que el libro al principio tenía otra portada que, sinceramente, no tiene absolutamente nada que ver con la trama.


SOBRE LA AUTORA

Laura Gallego (1977-Actualidad) es una autora española de literatura juvenil, especializada en temática fantástica. Empezó a escribir a los 11 años, según ella misma cuenta, junto a una amiga suya, Miriam. Escribieron un libro de fantasía llamado Zodiaccía, un mundo diferente que trataba sobre una niña que viajaba a una isla mágica donde todo tenía que ver con los horóscopos. Tardaron tres años en acabarlo, tuvo casi 300 páginas, y aunque nunca fue publicado, Laura ya sabía que quería ser escritora. Y desde entonces no dejó de escribir.

Empezó a publicar a los 21 años, mientras estudiaba Filología Hispánica en la universidad de Valencia, porque quería ser profesora de literatura. Compaginó sus estudios con la escritura y enviaba regularmente textos a editoriales y concursos, aunque no publicó nada hasta Finis Mundi, libro ambientado en la Edad Media con el que ganó el premio Barco de Vapor de 1999. Fue el primer libro que publicó, aunque el decimocuarto que escribía. Tres años después volvió a obtener el mismo galardón con La leyenda del Rey Errante.

Desde entonces ha seguido escribiendo y publicando libros, y tiene un amplio grupo de lectores que le son fieles escriba lo que escriba. Acabó aún así la carrera y realizó un doctorado, especializándose en literatura medieval y libros de caballerías; pero no lleguó a ser profesora de literatura, pues decidió dedicar todo su tiempo a la escritura.

Actualmente tiene publicadas más de veinte novelas juveniles y algunos cuentos infantiles, con más de un millón de ejemplares vendidos sólo en España y traducciones a dieciséis idiomas.

Sus obras más populares entre los jóvenes lectores son Crónicas de la Torre (saga que yo misma quiero releer), Dos velas para el diablo, Donde los árboles cantan, Alas de fuego, El Libro de los Portales (de los cuales no he leído ninguno) y, especialmente, la trilogía Memorias de Idhún (que es su obra más conocida, aunque a mí me gustó menos que muchos otros libros suyos).

En 2011 recibió el Premio Cervantes Chico por el conjunto de toda su obra, y en 2012 fue galardonada con el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil por la novela Donde los árboles cantan.


¿Habéis leído este libro? ¿Qué os ha parecido? ¡Me interesa vuestra opinión!

10 comentarios:

  1. A mi me gusto que todas fueran chicas porque es algo demasiado atípico en la ciencia ficción que, normalmente, esta dominada por chicos :)

    Fuera de eso, tienes toda la razón con que los personajes parecen mayores, pero ese es uno de sus fallos recurrentes ;(

    Nea que

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón que es algo súper atípico, a lo mejor por eso los eché en falta. Fue más una sensación de que algo no encajaba, que me faltaba algo. También porque es fácil pintar mujeres independientes si no metes hombres en la trama, pero metiendo hombres la cosa cambia (aunque es verdad que estaba Cris)

      Sí, eso de las edades es algo que ya te esperas cuando vas a leer un libro de Laura. Tengo todavía demasiados suyos por leer y de hecho dicen que son de los mejores, veremos si en alguno esto cambia aunque lo dudó xD

      Saludos, "Nea que"! XDD

      Eliminar
    2. Yo no estoy de acuerdo en eso de que los personajes están tan por encima de su edad. Si lo comparamos a adolescentes de hoy en día... pues sí. Pero en sociedades tan peliagudas como las que describe el libro (recalco que aún no lo he terminado, recientemente lo estoy leyendo) pues me parece de lo más normal del mundo que un adolescente pueda madurar antes. En especial si cuenta con un pasado más o menos crudo. Con todo y eso, aún hoy en día, existen muchos adolescentes que maduran mucho antes de tiempo (yo me considero uno de esos casos). Veo natural que se recurra a ello en la literatura juvenil ya que, en general, los protagonistas suelen sufrir conflictos más críticos que esos a los que nos enfrentamos nosotros en nuestro día a día. Del mismo modo, hay adultos que no llegan a madurar nunca en la vida y se comportan como niños. Con respecto a la madurez, no la considero cuestión de edad, sino que es algo que fluye a raíz de tus vivencias. En el caso de las protagonistas de este libro... lo veo más que justificado.

      Eliminar
    3. ¡Hola!
      Puede que tengas razón con lo de que la sociedad que refleja el libro es muy diferente a la actual y no podemos basarnos en los adolescentes de hoy como modelo para los adolescentes del libro, pero quería resaltar que es algo que me pasa con todos los libros de Laura Gallego.

      No me parece mal que tengan esta mentalidad, pues como dices no todos los adolescentes maduran al mismo tiempo y la edad física no siempre determina la madurez, sino que esta puede llegar antes o después dependiendo de las vivencias de la persona. Pero bueno es algo que noté tango en este libro como en Memorias de Idhún o Crónicas de la Torre, así que por eso dije que pienso que es un tema recurrente de la autora.

      Por lo demás, espero que te guste el libro. Está en un ámbito (la ciencia ficción) que no suele tocar Laura, y a mí me pareció muy interesante :-)

      Saludos y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. Este libro me encanto, y claro que hay chicos en la novela.
    En cuanto a mi lo que me gusto del libro fue la amistad que se formo entre Keyko y Kim, que antes eran dos mundos completamente enfrentados. Y sí la relación entre la novela y la realidad, me encanta, porque en cierto modo es lo que va a pasar si no comenzamos a cuidar un poco más nuestro planeta.

    Un beso enorme. @Unicorn_0nline.

    PD: Finalmente si me gusto tu blog y me quedo. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Sí que hay chicos, pero se centra mucho en las chicas (visto desde otro punto de vista, eso me gusta, porque no es habitual), pero me refiero a que me habría gustado ver como interactuaban entre ellos (chicos y chicas).

      Eso que dices también es de lo que más me gustó a mi, como al principio están muy enfrentadas (casi por inercia, diría yo) y después al tener que "trabajar" juntas se van dando cuenta de que no son tan diferentes como al principio creían. Creo que eso nos pasa demasiado en la vida real, por desgracia.

      Es complicado para el ser humano cuidar una cosa tan importante como es la tierra sabiendo que no la cuidan por ellos mismos, ni por sus hijos, sino tal vez por generaciones siguientes. Es algo que no se ve a simple vista o en un futuro inmediato y al ser humano en general le cuesta ver eso. Pasa en muchos más ámbitos (educación, política,...), si los resultados no son inmediatos, parece que perdamos el interés, y es demasiado triste tratándose del mundo en el que vamos a vivir todas nuestras vidas y en el que vivirá toda nuestra especie :(

      Muchas gracias por el comentario, me alegra que te gustase el blog, a mi también me ha gustado el tuyo y pronto leeré alguna entrada más allí :D ¡¡Besitos!!

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo con esos que dices de que el si el cambio no es inmediatos no hacen nada. No se mueven y con el tiempo la gente va a moverse menos, así que el mundo que Laura describe en esta historia, a mi me pareció el resultado de que la gente no hace nada para que el mundo mejore.

      Un beso enorme y no me cuesta nada comentarte.

      Eliminar
    3. La verdad es que este tipo de libros muchas veces describen tan bien la sociedad en la que vivimos que da miedo pensar que lo que relatan no está en esencia tan lejos de la realidad. El mundo no va a arreglarse sólo y si no páramos de contaminar y de agotar recursos llegará un momento en el que la naturaleza morirá y, con ella, nosotros. Pero todos tranquilos, faltan muchos siglos para eso (insertar ironía aquí).

      Un beso a ti (k)!!!

      Eliminar
  3. Puede que sea una chica de 13 años pero a mi me encanta leer libros y me estoy leyendo todos los libros de Laura Gallego García pueden que algunas personas me digan que es bueno leer y otras personas me dicen que malo pero yo pienso que es mejor leer, que estar con los móviles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Yo estoy de acuerdo contigo, creo que es mejor leer que estar con el móvil. Leyendo, sea el libro que sea, se aprenden cosas como entender un texto, imaginar una escena, o un personaje, y a raíz de eso yo creo que se puede ser más feliz, porque la imaginación juega un papel importante en la vida de las personas. Además, muchos libros enseñan cosas sobre el pasado o sobre ciertas personas, que conociéndolas, pueden ayudarte en la vida, para entender lo que ocurre con la historia, o muchas otras cosas. :D así que estamos completamente de acuerdo. ¡Larga vida a los libros! Y muchísimas gracias por comentar, a mi también me encantaba Laura Gallego a tu edad y hoy en día, con casi treinta años, sigo leyéndola con la misma ilusión que si siguiese teniendo 13 xD ¡Un beso!

      Eliminar