Reseña: Fahrenheit 451 (Ray Bradbury)

UNA DE ESAS DISTOPÍAS OBLIGADAS



FICHA TÉCNICA

Título: Fahrenheit 451.
Autor: Ray Bradbury.
Editorial: DEBOLSILLO.
ISBN: 9788497930055.
Año de publicación: 1953.
Número de páginas: 176.
Género: Ciencia ficción, distopía.
Resumen: Fahrenheit 451 ofrece la historia de un sombrío y horroroso futuro. Montag, el protagonista, pertenece a una extraña brigada de bomberos cuya misión, paradójicamente, no es la de sofocar incendios sino la de provocarlos, para quemar libros. Porque en el país de Montag está terminantemente prohibido leer. Porque leer obliga a pensar, y en el país de Montag está prohibido pensar. Porque leer impide ser ingenuamente feliz, y en el país de Montag hay que ser feliz a la fuerza.



OPINIÓN


Llevaba muchos años queriendo leer este libro, concretamente desde que leí 1984 y supe que existía este con el que solía compararse. Además, buscando información para el #LectoresLentos2016 descubrí que este libro había ganado el premio Hugo en 1954 y me dije, ¡tiene que merecer la pena!

Tengo que decir que partía con unas expectativas muy altas y esto no suele ser bueno al empezar un libro, porque rara vez las acaban alcanzando.

El inicio de la historia me ha parecido muy interesante, y la base en la que se sustenta el mundo distópico en el que ocurre está muy de actualidad, lo cual lo convierte para mí ya en una buena distopía, porque es creíble, porque mientras lo lees piensas que no es tal locura pensar que pueda llegar a ocurrir eso en algún momento, tal y como va el mundo.

En Fahrenheit 451 encontramos un mundo en el que por temor al pensamiento individual, por temor a que la gente actúe y se mueva por sí misma y tal vez haga cosas que a los poderosos no les compensen, se ha ido criminalizando tanto la cultura como el individualismo, el pensamiento mismo, cubriendo con tecnología, cotilleos, gritos y –como dirían algunos– en definitiva mamandurrias cada resquicio de tiempo libre que pudiese dedicarse a pensar.

En la novela aparecen bastantes conceptos interesantes, como el de que somos actores de nuestra propia vida, siguiendo un guión que no conocemos pero por el que nos guían las personas poderosas que, por supuesto, conocen. O la necesidad o añoranza de un pasado que no se ha conocido pero que, de algún modo, se intuye que tenía algo mejor que el presente.

Tenemos todo lo necesario para ser felices, pero no lo somos. Falta algo. Miré a mi alrededor. Lo único que me constaba positivamente que había desaparecido eran los libros que he ayudado a quemar durante diez o doce años. Así pues, he pensado que los libros podrían servir de ayuda.


El personaje principal en cambio me ha descolocado bastante, porque en ningún momento sentí que él supiese lo que estaba haciendo, o que tuviese una motivación real para determinados movimientos. Sus acciones estaban prácticamente basadas en impulsos sin sentido, en corazonadas o más bien caprichos que se le ocurrían de repente. Esto ha hecho que no pudiese empatizar nada con él, ni entenderle, sobre todo durante la segunda mitad del libro.

En cuanto al resto de personajes, son todos bastante secundarios, y la gran mayoría me ponían nerviosa. Aunque supongo que el hecho de que prácticamente ninguno pareciese tener cerebro era algo que debía darse, algo necesario en la novela, dada su ambientación.

La estructuración de la novela me ha parecido buena hasta casi el final. Una primera parte en la que vemos la vida del protagonista, sabemos más sobre su profesión (un bombero algo especial) y poco a poco vamos conociendo el mundo en el que vive. Y una segunda parte más alocada, en la que prácticamente no sabemos nada. He sentido que esta segunda parte daba demasiadas vueltas para luego tener un final un poco brusco, como incomprensible. Aunque los detalles me han gustado y en el fondo me ha dejado un buen sabor de boca, he sentido que era muy precipitado y que no deja tiempo para asimilar cuando anteriormente había estado prácticamente divagando.

El estilo del libro es bastante más fácil de leer de lo que me esperaba, aunque se nota que no es un libro actual por la construcción de las frases, a veces un poco largas, y por el hecho de utilizar muchos adjetivos y descripciones, a veces entorpeciendo un poco la historia.

Sólo busco a alguien que oiga lo que tengo que decir y, quizá, si hablo lo suficiente, diga algo con sentido.


Me gustaría destacar de este libro que tiene algunas frases que resumen en pocas palabras ideas muy complejas y que a mí, como adicta a este tipo de frases, me han encantado.

Me ha gustado bastante, pero me esperaba más. Me quedo con la idea que ya rescaté de 1984 de que si no aprendemos de la historia, si no recordamos los sucesos y los motivos que llevaron a cada momento histórico de la humanidad, seguiremos cometiendo los mismos errores una y otra vez. El refrán el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra me viene a la mente cada vez que leo distopías, y lo que es peor, muy a menudo cuando leo noticias de la vida real. A veces pienso que no hay esperanza. Pero me obligo a creer que al final, algo conseguiremos.




SOBRE EL AUTOR

Ray Bradbury (1920-2012) fue un escritor estadounidense de misterio del género fantástico, terror y ciencia ficción. Principalmente conocido por su obra Crónicas marcianas (1950) y la novela distópica que nos ocupa, Fahrenheit 451 (1953).

Bradbury fue un ávido lector, como durante toda su juventud, además de un escritor aficionado. Se graduó de Los Angeles High School en 1938, pero no pudo asistir a la universidad por razones económicas. Para ganarse la vida, comenzó a vender periódicos de 1938 a 1942. Además, se propuso formarse de manera autodidacta pasando la mayor parte de su tiempo en la biblioteca leyendo libros y, en ese mismo momento, comenzó a realizar sus primeros cuentos. Sus trabajos iniciales los vendió a revistas, y así, a comienzos de 1940, algunos de estos fueron recopilados en el libro Dark Carnival por Arkham House en 1947. Finalmente, se estableció en California, donde continuó su producción hasta su fallecimiento.

Se consideraba a sí mismo «un narrador de cuentos con propósitos morales» y su obra refleja a menudo su convencimiento de que el ser humano acabará recorriendo un camino difícil para finalmente acabar vencido por su idiotez.

Ha recibido, además del premio Hugo por Fahrenheit 451, diversos premios y reconocimientos y a pesar de que se le suele denominar como autor de ciencia ficción, él mismo se clasificaba como autor fantástico, ya que su única novela de ciencia ficción es su obra más famosa. Escribió más de 10 novelas y 20 recopilatorios de relatos, además de algunos poemas y obras de teatro. Muchas de sus obras han sido llevadas al cine o al teatro (Fahrenheit 451, El hombre ilustardo, Crónicas Marcianas, …)

¿Habéis leído esta famosa distopía? ¿Qué os ha parecido? ¡Me interesa vuestra opinión!

9 comentarios:

  1. No soy muy distopías para qué mentir y solo he leído la de Los juegos del hambre y para mí fue más que suficiente, pero confieso que este libro me llama la atención porque mucha gente hace referencia a él, sobre todo cuando opinan de la situación actual. Así que puede que lo lea algún día de estos. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Yo la verdad es que he leído varias (de hecho estoy pensando en hacer algún día una lista en el blog) y esta es la que menos me ha gustado. Los juegos del hambre me gustó mucho sin embargo.

      Pero para gustos los colores, y si te llama la atención espero que tengas oportunidad de leerlo.

      Un beso, muchas gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Hollllliiii y mi pregunta principal es porque no he comentado yo en esta reseña???? debe ser que como lo hemos comentado ya tanto por privado que para mi mente ya no tendría ya mas que decir??? XD a saber porque he sido tan despistada con este libro...ya sabes...el que no debe ser nombrado XD...
    La verdad es que estoy totalmente de acuerdo contigo, bueno ya lo sabes lo hemos comentado tanto XD...pero para mi gusto lo he dejado en medio de las distopias, es decir, al final me ha gustado mucho mas un mundo feliz, luego este y al final 1984, pero creo que 1984 lo dejo el ultimo porque debí leerlo el primero!...
    Por cierto que palabreja es " mamandurrias" que alguien me lo cuente!!!!.
    besis!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Pues no sé por qué no la habías comentado, pero ya te pusiste al día jeje, yo creo que como lo hablamos tanto en su día con la LC y lo demás, ya no tenías nada que leer sobre mi opinión (ya lo sabías todo). Aún así gracias por comentar la entrada, y en este caso al menos estamos de acuerdo jeje.

      Me da pena que 1984 no te haya gustado más, yo creo que a mi me gustó mucho efectivamente porque era el primer libro distópico que leía, era casta y pura en el género y me sorprendió muchísimo. Todos los que llegaron después, de algún modo, sentía que hacían referencia a él.

      Jajaja, la palabra mamandurrias me encanta, aunque desde que la usó Esperanza Aguirre le cogí un poco de tirria, para qué negarlo :'D

      ¡Un beso, gracias por el comentario!

      Eliminar
    2. A ver tuvo sus buenos momentos pero de todos es el que menos, si debe ser por eso por lo que para mi un mundo feliz es el mejor, fue el que leí el primero.!!!

      Eliminar
  3. Dios! Solo con leer la sinopsis me apetece leerlo. De verdad... Ojalá me li encuentre en papel algún día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Espero que puedas leerlo!! Realmente tiene una sinopsis muy interesante, y el mundo que crea es también muy curioso. A mi no me gustó demasiado la trama, pero creo que fue más porque sentí que era demasiado largo, mucha paja, algo parecido a lo que me pasó con los libros de Canción de hielo y fuego.

      Un beso!

      Eliminar
  4. Hola ^^
    Tengo muchas ganas de leer esta distopía. La verdad es que me llama la atención desde hace varios años pero nunca me he planteado seriamente leerla.
    Por lo que dices parece un buen libro, aunque comentas que los personajes no son muy buenos y la verdad es que cuando los personajes son insoportables, el libro me empieza a agobiar un poco.
    Ya comentaremos el libro cuando lo lea.
    Soy Miss Potter.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! A mí también me llamaba la atención desde hacía mucho, pero es el típico libro que nunca me decidía a comprar... al final llegó su hora jejeje. Me gustó en general pero menos que 1984. Creo que este tipo de libros es lo malo que tienen, que el primero te marca más y luego los otros se quedan un poco flojos, así que los gustos dependen casi del orden en que las leas (las distopías clásicas de Un mundo feliz, esta y 1984 me refiero).
      Si lo lees, ya me contarás qué te parece y también qué te parece en comparación con 1984 y otras distopías jeje.

      Un beso.

      Eliminar