Artículo #1 – Harry Potter y ese monstruo del que nunca hablo: los fanfics.

Todos conocéis mi experiencia con la lectura de los libros de Harry Potter, ya que en mi entrada sobre Querido Harry escribí cómo pasé casi diez años leyéndolos por primera vez (de 1999 a 2007) y cómo durante ese tiempo sin duda influyeron en gran medida mis pensamientos, mi forma de ser, mi gusto por la lectura y muchas otras facetas.

Hoy vengo a hablaros de ese extraño efecto mariposa que hace que un día cualquiera de 1999 mi madre decida pedir ese libro desconocido que sale en el catálogo del Círculo de Lectores, para su hija de once años, y que 17 años más tarde yo acabe yendo con alguien a quien conocí gracias a la música, a la proyección de un documental sobre la influencia que han tenido los libros de Harry Potter… O más bien, voy a hablaros de todo lo que ocurre entre medias.



Acabo de volver de una experiencia mágica, la proyección del documental, Harry Potter, la magia de una generación filmado por Fer y Bea de Proyecto Patronus (permitidme insertar aquí mi enhorabuena por todos los temas que tocan en él y el gran trabajo que han realizado). E inevitablemente he recordado cómo al empezar con esta aventura me propusieron aparecer en él, contar mi experiencia. Yo no me atreví, porque siempre he sido más de escribir que de hablar, de esconderme detrás de una pantalla, en lugar de salir en ella (las cámaras me dan fobia). Así que hoy, después de ver el documental, después de ver todos los puntos que tocaban y salir con una sonrisa en la boca, me he decidido a escribir unas líneas sobre todo lo que habría podido contar y que no conté, que nunca he contado, todo lo que en aquella ocasión en la que escribí sobre mi historia con Harry Potter, resumí en unas simples frases:


Aquella negación y aquellos foros, me dejaron algo que debo agradecerle a Harry. Algunos amigos con los que congenié de inmediato, que compartían mi pasión por la saga y con los que hilvané muchas teorías locas. Con algunos de ellos, a día de hoy, todavía sigo hablando. Sobre Harry, o sobre nosotros. Y me alegro mucho por ello.



Corría el año 2000, cuando Salamandra nos trajo la traducción de Harry Potter y el prisionero de Azkaban y yo, que lo devoré en un día, quedé completamente frustrada ante la idea de que Harry tuviese que volver con sus tíos después de haber aparecido Sirius, que si bien era un desconocido para él, al menos parecía apreciarle infinitas veces más que los Dursley.

Así pues, y viendo que Rowling parecía tener intención de hacerme sufrir durante eones a la espera de la cuarta entrega de la saga (en realidad sólo fue un año, pero os juro que se me hizo eterno), como comentaba en la entrada mencionada arriba, decidí tomarme la justicia por mi mano y escribir yo misma lo que Rowling no me daba: el rescate de Sirius.

Aquel fue mi primer fanfic, pero no fue el último. Fue una historia muy corta y muy tonta, que escribí a mano y que posteriormente perdí. A partir de ahí, empecé a escribirlas en el ordenador y, lo que es más importante, a leer las que otras personas escribían. Descubrí fanfiction.net, y me di cuenta de que aquello era una mina maravillosa que tardaría muchos años en cansarme, que tal vez no me cansase nunca.

Mi segundo fanfic, que tampoco llegó a ver la luz, consistió en un Mari Sue en toda regla en la que una Stiby de trece años aparecía en Hogwarts y recibía clases de magia tras encontrarse su carta traspapelada (sí, era muy original, yo). Este sí que tuvo muchas páginas, y me hizo sentir tremendamente orgullosa a mi tierna edad de estudiante de tercer curso… pero tampoco llegué a publicarlo nunca (ese no lo he perdido, de vez en cuando leo alguna página y es horrible, pero oye, lo terminé).

Entonces llegó la publicación oficial de Rowling, pero yo ya me había dado cuenta de que en mi cabeza había ocurrido algo, algo que jamás había ocurrido con ningún otro libro que hubiese leído (y que no ha vuelto a pasarme nunca): el mundo de Harry Potter se había partido en dos. Ahora había dos mundos, uno real, el que creaba Rowling, el canon, lo que pasaba de verdad. Otro imaginario, mucho más variado, rico y psicópata, en el que lo que imaginase cada persona (incluida yo) tenía cabida y posibilidades. Se abría un mundo completamente nuevo a mi alrededor, un mundo en el que cualquier hueco del canon de esos que, como decían hoy en el documental, Rowling era experta en crear, tenía una explicación, dos, tres, cincuenta. Todas las que cualquiera quisiese darle. Como tengo una lista de todos los fanfics que iba leyendo, puedo decir que durante los tres primeros años, leí más de trescientos fanfics. Fue una absoluta locura y una etapa maravillosa de mi vida.

En medio de todo ese maremagnun de ideas, en medio de aquella sobreproducción de mundos paralelos, de ramas, árboles, bosques y mundos enteros que los fans fueron creando para mí a través de sus fanfics, un día, encontré uno en el que hablaban de relaciones homosexuales. Entre personajes de Harry Potter. Y, a decir verdad, aunque suene triste, a mis casi catorce años, aquella fue la primera vez que oí hablar sobre una relación homosexual. Creo que todavía a día de hoy no he comprendido del todo el modo en que aquello me marcó, pero sin siquiera darme cuenta empecé a buscar ese tipo de fanfics, que luego descubrí que se catalogaban como slash, o yaoi. Había todo un maldito mundo de fanfics con relaciones homosexuales dentro del universo de Harry Potter y yo no podía creerme cómo la gente había llegado a escribir aquellas cosas y, lo más importante, cómo podían hacer que me pareciese algo tan natural. Fue una completa catarsis. Algo explotó dentro de mí. Me convertí de algún modo en otra persona. O mejor dicho, empecé a ser dos personas a la vez. Ahí fue, para mí, cuando María y Stiby se separaron del todo.

En el año 2005, tras leer Harry Potter and the half-blood prince, fue cuando me lancé de verdad. Escribí mi primer fanfic serio, de más de trescientas páginas, en el que conté con pelos y señales todo el proceso de destrucción de los Horcrux, el descubrimiento de las verdaderas motivaciones de Snape, el modo en que Harry descubría su naturaleza, cómo avanzaba la relación con sus amigos, cómo afrontaba la muerte de Albus. Lo escribí todo, dos años antes de que Rowling sacase a la luz su último tomo, Deathly Hallows, y lo publiqué. A día de hoy me hace gracia comparar algunas de las frases que yo escribí con las que después leí en Deathly Hallows, es verdaderamente terrorífico el grado de compenetración que llegué a tener con las ideas de Rowling y si no fuese porque la fecha del documento es anterior a la de publicación del libro, dudaría de ello. Aquél fue el primer fanfic que escribí pensando en publicar, el primero de muchos, de tantos que he tenido que ir a contarlos para saber que fueron 21 (publicados, sin publicar son muchísimos más). Os dejo una imagen de las estadísticas de lecturas y comentarios de los que escribí en solitario. Los números, si he de ser sincera, me dan vértigo.

Durante más de diez años, he escrito de todo sobre Harry Potter, y de diversas formas. La más divertida de ellas, surgió a raíz de una conversación con una de mis mejores lectoras, a la que denomino mi sister, que además era mi beta (y yo la suya). Un día, a finales de 2008, me propuso lo que entonces me pareció una locura: jugar a rol por mesenger, siendo cada una de nosotras un personaje (o dos, o tres) de la saga. Sólo unas horas después de empezar con aquello había descubierto una experiencia maravillosa que repetiríamos muchísimos días después. De aquellas conversaciones surgieron nada menos que cuatro historias (publicadas) y todavía tenemos otras dos o tres en el tintero (paradas desde hace tantos años que no creo que nunca terminemos). Después, incluso, volví a hacer esto con otras personas, a escribir historias a cuatro manos. Y es algo genial que, si os gusta la escritura, os recomiendo que probéis en alguna ocasión.

He sido reacia a confesar esta parte oculta de mi vida, ya que en mis fanfics aparece mucha violencia y sexo (yaoi) explícitos, y nunca me sentí a gusto compartiendo esto en mis círculos de conocidos. Cuando hay una pantalla entre medias, todo parece más fácil, más natural, pero luego me ponía delante de la gente y no me atrevía a comentar: pues mira, yo escribo este tipo de historias, se llama slash. Suena completamente ridículo, pero es así.

Hoy en día y desde la distancia creo que el fanfic slash llegó a estar más extendido de lo que yo pensaba y en mi opinión es bonito que un fandom (el de Harry Potter o cualquier otro) consiga que una niña de 13 años que jamás se ha planteado que dos chicos puedan enamorarse, lea una historia en la que esto pasa y lo único que piense sea: “qué bonito” o, más en lo profundo, en el subconsciente, encuentre la semilla de un pensamiento que no llega a cuajar en un primer momento sino que se queda ahí dentro, madurando, hasta decir: “a mí también me gustaría escribir sobre esto”. Y hacerle conseguirlo.


Un pensamiento random, mi regalo en este viernes random. Muchas gracias por leerlo. Si quieres compartir el tuyo, la cajita de los comentarios está disponible.

10 comentarios:

  1. Harry Potter también me ha influido mucho! de hecho de no ser por él no estaría aquí comentando x3!!
    Aunque nunca he leído fanfics y nunca intenté tampoco meterme en ellos!!

    sigue amando a Harry Potter!!

    P.D: Soy Hufflepuff <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que yo tampoco estaría aquí escribiendo si no fuera por él, gracias a los fanfic me animé por primera vez a escribir lo que llevaba dentro xD
      Cada uno lo vive a su manera, lo importante es como dices, seguir amándolo hasta el final :D

      Gracias por comentar, yo, obviamente, soy Slytherin.

      Eliminar
  2. Hollaaa ! me alegro que haya soltado todo lo que tenias dentro de ti tanto tiempo. Creo que es bonito para conocerte un poco mas aunque un poquete largo XD
    sigue así besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía muchas ganas de hacer esta entrada, la verdad es que me encantó y por eso creo que salió tan largo. Cuando me pongo a hablar de lo que me gusta, no puedo parar :D
      Muchas gracias por tus palabras guapa, un besitooo.

      Eliminar
  3. Hola, la verdad no soy fanático de HP, (aunque sí quisiera leerme la saga), pero tu historia me pareció muy transparente, y si no fuera por este percance de no tener muchos conocimientos del mundo de HP, te haría más preguntas, sin embargo solo tengo unas pocas. ¿Cuál fue el último fanfic que publicaste? ¿Cuánto tiempo te lleva hacer uno? ¿Le tenes miedo a la cámara o hablarle a la cámara? Jaj Abrazo.

    Pd: A mí no me pareció tan extenso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo :D

      Lo primero sí que te recomendaría leer la saga, aunque siempre desde la perspectiva de que es una saga de fantasía para todos los públicos, que luego la gente se me decepciona :D Es mi saga favorita de todos los tiempos y ha significado mucho para mí, por eso siempre quise escribir esta entrada y soltar todo.

      Me han hecho mucha gracia tus preguntas, jajaja, el último fanfic que publiqué todavía está inconcluso (sigo subiendo capítulos, el último hasta la fecha lo subí en noviembre de este año) y es una traducción, se llama Ashes of armaggedon. El último que publiqué de mi puño y letra se llama Invitado a una fiesta (es de 2012). Sobre el tiempo, depende mucho, tengo fanfics de más de trescientas páginas que me han llevado años (el primero que publiqué tardé tres años en escribirlo, porque claro, hay parones, con la vida muggle en medio). Otros que son sólo un capítulo, si estaba inspirada, los he podido escribir en una tarde, más otra para pulirlos un poco.

      Le tengo miedo a hablar a la cámara, pienso que voy a decir tonterías. Además oigo mi voz después y me parece patética (hay por ahí algún video en youtube en el que hablo y es horrible mi voz xD)

      Un abrazo a ti, gracias por el interesante comentario y ¿saldrás del anonimato? xD Tengo curiosidad.

      Me alegra que no te pareciese extenso, por cierto :D

      Eliminar
  4. Hace mucho tiempo era muy fan de HP, pero con el pasar de los años sólo se ha convertido en un bonito recuerdo de mi infancia, pero nada mñas.

    Me ha gustado y no me ha parecido para nada extenso!


    Un beso, Mariana is Reading ¡¡espero verte por allá!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que voy por ese camino, más por la muerte del fandom que porque realmente el fandom haya muerto en mí. Por mi parte seguiría escribiendo pero ya nadie lee ni comenta, y a una le pica menos el gusanito de compartir sus historias (tengo varias sin publicar pero acabadas, de hecho).
      Para mí siempre será algo importante, aunque supongo que llegará un día en el que deje de releer los fanfics que adoré en mi adolescencia casi anualmente (ese día todavía no ha llegado xD)

      Me alegra mucho que te haya gustado, gracias por dejar el comentario y si no parece largo, ¡mejor! (tenía miedo de aburriros :D)

      Pasaré por tu blog, gracias por pasar por el mío <3

      Eliminar
  5. ¡Hola! Ay, no tienes que avergonzarte de escribir estas cosas XD (Quizá los adultos te miren de forma rara pero nosotros no <3). Yo recuerdo que mi primer fanfic de HP lo leí mientras buscaba información sobre Harry Potter y las reliquías de la muerte XDD Y bueno...Cuando leí ciertas cosas sobre Malfoy y Harry (yaooooooi) creo que no reaccioné. Más bien dije: bueno, pues nada.

    Y cambiando de tema, espero que nunca dejes de escribir. Da igual si es un fanfic cutre, uno currado, una novela...Si tienes la suerte de tener la 'magia' de la escritura (y de la inspiración XD) ¡ADELANTE!

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Lo sé, en realidad no llega a ser vergüenza, es sólo un sentimiento residual de que estás haciendo algo incorrecto (cuando era pequeña leía fanfics que no estaban destinados ni mucho menos a mi edad xD). Bueno, siempre queda ese residuo, aunque con el tiempo lo fui aceptando me costó más hablar de ello en voz alta. Ni siquiera yo lo entiendo pero es así. Creo que es bonito pensar que algunas personas nunca seremos "adultos" del todo, y no miraremos "raro" a los adolescentes que leen yaoi xD

      Yo también encontré mi primer fanfic yaoi por casualidad, ni siquiera andaba buscando nada, sino simplemente leyendo por leer (hubo una época que leía una burrada de fics y casi no filtraba ni por el resumen).

      Espero yo también seguir escribiendo, aunque sea pequeñas entradas como esta sobre mis vivencias o pensamientos. Me gusta mucho reflejar estas cosas en palabras, y ya que no tengo mucha inspiración para narrar ninguna historia ni fanfic actualmente, al menos intentaré narrar lo que sea que me venga a la mente (por eso decidí abrir la sección de Viernes Random, para publicar este tipo de entradas que no encajan bien en ninguna categoría pero que me hacen volver a escribir).

      Por el momento quiero terminar un fic que tengo a medias, que es una traducción (en cuanto acabe de responder comentarios pensaba ir a subir un capítulo). Luego, Merlín dirá si tengo inspiración para, después de tantos años, escribir algo de cero ;=)

      ¡Un beso y muchas gracias por el comentario!

      Eliminar