Relato: #OrigiReto2019 - Kid Story. (Junio)

—Andy, eh, oye, ¿estás bien?

Menuda pregunta, se regañó mentalmente. No. Obviamente no estaba bien. Pero, jolín, ¿qué se hacía cuando tu mejor amigo estaba tan pálido? Estaba un poco asustada.

—¿Quieres que llame a mamá?

—¡No! ¡No! Hannah, escúchame. No te lo puedo contar aquí —Miró alrededor como si la habitación fuese un plató de televisión y mil cámaras les observasen. Incluso bajó la voz para susurrar—: Podrían oírnos. Y ni siquiera sé lo que pasaría.

—¿Quién nos va a oír? —preguntó ella, extrañada. Estaban completamente solos—. ¿Sid te ha pegado? —aventuró, como sacando pensamientos aleatorios de una bobina de hilo enredada que se desmadejaba poco a poco en su cabeza.

Hubo un silencio pastoso, profundo y viscoso como el que sucede en el cine cuando el primer fundido en negro mata todos los murmullos y se lleva volando los pensamientos de los espectadores.

—No. No es eso. Tu hermano... Es decir, tu hermano podría oírnos. Tu madre. Tu perro. ¡Tu hermano! —repitió, como para dar a entender que esa posibilidad le daba mucho más miedo que las otras dos.

Había dejado de mirar hacia todas partes pero manoseaba nervioso un muñeco medio calvo que solo tenía cabeza, pegada a unas patas ortopédicas de metal.

Era una figura grotesca de un ojo y una cuenca vacía que les miraba con una sonrisa partida tras dos pinzas de cangrejo amenazantes. Andy lo lanzó sobre la cama, con un nudo en la garganta y el pobre infeliz se enredó entre las hebras sueltas del disfraz de jirafa que Hannah había usado —y medio roto— esa misma tarde, en la función de fin de curso del colegio.

—No seas tonto, ya te he dicho que Sid, papá y mamá no están. ¿Quieres entrar en el cuarto de Sid? Sola me da mucho miedo, pero contigo... —A pesar de haberle asegurado que estaban a salvo de oídos indiscretos, ella también susurraba—. A lo mejor encontramos el resto de la cabeza. El cuerpo de verdad, quiero decir. Para el muñeco.

—Luego —dijo Andy—. Primero tengo que contarte un secreto. Un secreto importante.

El idioma de los secretos prohibidos siempre hacía cambiar la voz y Hannah lo empleó entonces, con un susurro, ofreciendo su total confianza, apoyo y discreción:

—¿Cuál? ¿Es un secreto sobre Sid? —Asomaba en su rostro angelical una sonrisilla perversa, marca de la casa—. Por favor, dime que se hizo pis en clase.

—No. No es sobre Sid. —Andy miró de nuevo alrededor mientras se ponía en pie y le ofrecía la mano—. Vamos a... la panadería. Te lo explico de camino.

—¿La panadería? —Se quejó ella—. Menudo rollo. Eso es de mayores.

—Sí. De mayores. Así que tendrás que dejar aquí a la muñeca.

Un segundo de silencio, mueca de concentración en el rostro infantil.

—Vale —concedió ella, asumiendo que era como un juego, una promesa. Y lo era. Una promesa que Hannah no entendería bien hasta varios minutos después. Entonces el tono profundo y ronco del susurro de Andy cobró un nuevo significado.

No fueron a la panadería. Cogieron las bicis y fueron mucho más lejos: al parque de los mayores.

Allí sentados, en el banco de piedra de la zona de patines, a más de un kilómetro (estimaba Hannah) de los columpios y alejados de todas las zonas divertidas donde se podía estar sin padres, aquella pantalla brillante que Andy había sacado del bolsillo se había llevado todas sus ganas de jugar.

Los juguetes. ¡Los juguetes de Andy! Ahí. En la pantalla. Se estaban moviendo. Hala, ¡hala! Se estaban moviendo y hablaban y se relacionaban unos con otros y ¡madre mía se estaban acercando a la puerta! ¡Habían salido de la habitación!

—¿Cómo lo has hecho? ¿Me estás tomando el pelo? ¡Andy! ¡Se están moviendo! ¿Es tu casa? —Alzó la vista. Solo un segundo, para mirarle a los ojos. Ya sabía que era su casa, pero necesitaba oírselo decir.

—He puesto una cámara en tiempo real. Sí, es mi cuarto. —Señaló en la esquina superior derecha del pequeño aparato—. Mira, es Buzz Lightyear.

El juguete espacial saltaba en ese mismo momento del arcón a la cama, que ya estaba ocupada por un pequeño vaquero, su bota y su serpiente.

—¿Y Woody? —Se extrañó ella—. ¿Son amigos?

En su curiosa lógica infantil, el detalle de que los muñecos tuviesen vida había dejado de ser tan extraño. Claro que la tenían, ¿por qué no?

Andy se rió.

—No —aseguró—. Creo que se odian.

Ella se unió a la risa.

—Oye, una cosa. ¿Por qué me cuentas esto?

—Porque tengo un plan.

—¿Un plan? ¿Para qué?

—Para darle a tu hermano un susto de muerte. Para que se haga pis en los pantalones.

Se miraron a los ojos, en silencio. Entonces ella sonrió ante su broma privada, y le dio una colleja pequeña. De mentirijilla.

—Haberlo dicho antes. Soy toda oídos.

El plan era una locura. Podía perder a Woody para siempre. ¡A Buzz Lightyear! Dios, solo lo había tenido unas semanas. Sería horrible perderlo tan pronto. Pero si todo salía bien los recuperaría tarde o temprano. Y se llevaría mucho más de regalo.

La mudanza estaba a la vuelta de la esquina y tal vez nunca volviesen a verse. A Andy aquello le daba ganas de llorar si lo pensaba mucho, así que intentando no pensar en ello había decidido que no podía irse de allí sin dejarle algo a Hannah. Un recuerdo. Una aventura que siguiese conservando su amistad cuando él ya no estuviese en la casa de al lado.

No era justo pedirle que no hiciese ningún nuevo mejor amigo —igual que ella no se lo había pedido a él— pero Andy creía que si lograban hacer algo juntos, algo grande y genial y divertido como darle a Sid un susto de muerte para que se hiciese pis en los pantalones, a lo mejor, solo a lo mejor, nunca llegaban a olvidarse.

Los mayores siempre decían que muchas cosas se olvidaban con el tiempo y que era normal. Andy estaba seguro de que, con la fuerza de voluntad suficiente, algunas cosas no se olvidaban tan fácilmente. Como los buenos amigos. O las travesuras.

FIN


El relato que acabáis de leer está enmarcado en el Reto de escritura de #OrigiReto2019, tiene 1025 palabras y cumple los siguientes puntos del reto:
  • Objetivo: 12. Crea tu propia versión de un cuento conocido (Toy Story).
  • Objetos: 2. Un disfraz de jirafa. / 35. Una bicicleta.
  • Para medallas: Feminista (3/4) porque una mujer (Hannah) es (co-)protagonista de la historia.
  • Podéis consultar las bases y apuntaros a participar en esta entrada de mi blog o en el de Katty.
  • Podéis encontrar todos mis relatos y pegatinas para el #OrigiReto2019 en esta otra entrada.
  • Podéis encontrar todos los relatos de todos los participantes en el #OrigiReto2019 en esta otra entrada.




  • ¿Qué os ha parecido el relato? Espero que hayáis pasado un buen rato leyéndolo. ¡Pronto más relatos dentro del #OrigiReto2019! Mientras tanto, es vuestro turno de opinar en los comentarios. ¡Muchas gracias por leer!

    23 comentarios:

    1. Buenas tardes

      Pues ya he leído tu relato. Me ha gustado que hayas usado como cuento Toy Story. Es una película que vi hace ya muchos años y me pareció muy fresca y muy original.

      He encontrado unos cuantos usos correctos, pero que me han llamado la atención porque los veo muy poco. El primero es "al rededor". No sé si es consciente o si se te ha escapado un espacio, porque es raro de ver separado, pero no es una errata. El segundo es la expresión ¡Ala! Yo suelo verla como ¡Hala!, pero acepta también la escritura sin hache. Solo eso, me ha llamado la atención.

      Y bueno, el final de tu relato, precioso. Es cierto que lo que es más persistente y te acompaña el resto de tu vida son los recuerdos. Eso de querer guardar un recuerdo de Hannah me ha parecido muy conmovedor.

      Un saludo.

      Juan.

      ResponderEliminar
    2. El otro lado de la historia, es genial, le has dado un toque más realista creo, donde los niños pueden ver cosas que los mayores no. Aunque no es terrorífico, en cierta forma me recordó a It. Nunca debemos perder la niñez, por eso sigo siendo una niña, aunque a mis hijos no les haga mucha gracia jajaja. Es genial

      ResponderEliminar
    3. Toy Story es siempre un valor seguro y me guata el punto de vista que le has dado. Quizá me hubiera gustado una historia un poco más larga, creo que daba para ello, meterle algún matiz más que hilara el descubrimiento de Andy con todas las pelis, pero el final es estupendo. Lo de las erratas es cuestión de las prisas y tiene fácil solución, se edita y se niega rotundamente en la respuesta a los comentarios :-P

      ResponderEliminar
    4. Se me ha hecho corto el relato, me ha gustado bastante pero me ha faltado algo, no te sabría decir el qué. Quizás redondear el final de alguna manera. Quizás es que simplemente se me ha hecho corta la historia y quería más, que todo puede ser, jajaja...

      Muchas gracias por darnos otra visión de la historia de Toy Story, a mi es una de las que más me gustan del cine ^^.

      ResponderEliminar
    5. ¡Pues tremendo susto que se va a llevar! Nunca fui muy fan de Toy Story pero me gusta tu relato y se de los personajes que se mencionan y ese niño es diabólico de verdad, se merece ese susto. Siempre me pregunté como reaccionaria Andy al ver a sus juguetes moverse y hablar xD Supongo que algo así. Me gustó mucho, saludos.

      ResponderEliminar
    6. Vale, al principio pensaba que iba a ser un relato de terror o algo así (hasta que llegan al parque, vaya).

      Muy fan de estas frases, están genial escritas: «Aventuró, como sacando pensamientos aleatorios de una bobina de hilo enredada que se desmadejaba poco a poco en su cabeza. Hubo un silencio pastoso, profundo y viscoso como el que sucede en el cine cuando el primer fundido en negro mata todos los murmullos y se lleva volando los pensamientos de los espectadores.» Lo mismo digo de los dos últimos párrafos, son brillantes y me han roto mucho el corazón. Sobre todo, el: «a lo mejor, solo a lo mejor, nunca llegaban a olvidarse.»

      Me ha gustado la mezcla de intriga al principio y lo dulce que se vuelve todo luego, creo que te ha quedado bastante interesante a pesar de ser dos cosas difíciles de combinar en un mismo relato.

      ¡Un beso!

      ResponderEliminar
    7. Jo, que cortito. Se ha quedado en el preámbulo de la historia que ¡Debes acabar de escribir!

      Siempre sueles tener alguna frase que me gusta bastante, pero es que has escrito una sencillamente fabulosa; "Hubo un silencio pastoso, profundo y viscoso como el que sucede en el cine cuando el primer fundido en negro mata todos los murmullos y se lleva volando los pensamientos de los espectadores."
      ¡Qué alguien haga grafitis con eso por los muros de viejos cines abandonados!
      (El copyright lo tienes tu, pero yo autorizaba la cita).

      ResponderEliminar
    8. Buenas!:
      Me ha gustado, pero hubiera estado mejor que hubieras alargado la historia un poco más (sólo para verle la cara a Sid xD). Aunque ya conocemos la historia de que los juguetes se mueven cuando nos vamos, a mí siempre me da como un cosquilleo cuando lo veo o en este caso lo leo. Qué pena que en la primera película no tuvieran cámaras para ver a los juguetes en movimiento.
      También me ha recordado, el final, a las travesuras del mapa del merodeador xD.
      Un abrazo :)

      ResponderEliminar
    9. ¡Hola!

      Aprovechando el tirón de la nueva de Toy Story ¿eh? jajajaja Ha sido todo un acierto, desde luego. Aún recuerdo la primera parte de esta saga tan conocida y me gustó mucho, la verdad, aunque esta última película no es que tenga muchas ganas de verla. Pero la veré (aunque sé cómo acaba, pero bueno).

      Volviendo al relato, pues me ha gustado mucho, como siempre. Me ha sorprendido la parte de Andy con esas cámaras que ha puesto en su cuarto jejeje. ¡Te ha quedado muy bien! Nos haces sentir nostalgia.

      Un saludo :D

      ResponderEliminar
    10. Hola Stiby. Pues a mi parecer me entretuvo mucho esta "historia realista" de Toy Story. Y terminar con el asunto de querer traumar a Sid con esa broma pesada, muy creativa. Aunque también estoy de acuerdo con los demás de que este cuento se extendiera un poco más su trama, quizás eran los tiempos, qué sé yo. En fin, te mando un abrazo.

      PD: Voy a poner cámaras en mi habitación porque siento que los peluches que yo tengo cobran vida mientras duermo... :B

      ResponderEliminar
    11. Coincido en que se me ha quedado cortito, yo quería saber más de esa vida de los humanos de la historia, qué más habían vivido juntos, alguna escena Andy y Hannah vs Sid donde interactuaran, por ejemplo...

      Muy chula la manera de unir la historia que ya conocíamos con la tuya propia.

      P.D: puede ser que mientras escribía este comentario oyera de fondo el anuncio de Toy Story 4? Casualidad? No lo creo...

      ResponderEliminar
    12. ¡Me he quedado con ganas de más! Creo que leyendo por encima no soy el único que ha sentido una atmósfera de terror, que me imagino (creo) no era aposta, pero de todos modos me ha gustado. La verdad es que si me pongo serio y me imagino de niño sabiendo que mis juguetes están vivos y se mueven cuando no estoy... Es terrorífico. Ay, el valle inquietante. También me ha parecido maquiavélico imaginarme la peli de Toy Story como un plan súper medido de Andy para darle un susto a Sid, pero no te voy a negar que me encantaría descubrirlo si fuese verdad. Toy Story forma parte de mi infancia (¡se estrenó el año en que nací!) y siempre se me toca la patata. ¿La escena que estaban viendo en el teléfono (creo que era como un teléfono, ¿no?) es de alguna escena concreta? Me suena mucho, pero no estoy seguro, ¿puede ser la de que Buzz "cae con estilo"? En fin, he dsifrutado mucho el relato y como he dicho, se me ha hecho corto, me he quedado con ganas xD.

      ResponderEliminar
    13. Conforme iba leyendo pensaba que iba a ser una versión de terror de Toy Story, aunque en realidad no deja de ser perturbador que la mente de un niño sea capaz de crear un plan tan enrevesado como es toda la película de Toy Story. Pese a todo me ha paredico un giro muy interesante y divertido al ver que siempre quedarán las ganas de molestar a los hermanos como ocurre entre Hannah y Sid

      Nos leemos pronto

      ResponderEliminar
    14. Ah, he de decir para empezar, que no se puede luchar contra la nostalgia oemegé XD. Pero bueno, la verdad es que yo sólo vi la primera peli, nunca me atreví con las demás, así soy. En cualquier caso, me parece un punto de vista muy interesante. Además, el relato en general me ha gustado bastante y hay alguna frase que he releído porque suena como magia:

      "El idioma de los secretos prohibidos siempre hacía cambiar la voz y Hannah lo empleó entonces, con un susurro, ofreciendo su total confianza, apoyo y discreción"

      "El idioma de los secreto prohibidos", es sublime, en serio.

      Poco más, gracias por el relato, ha sido una gran experiencia.

      ResponderEliminar
    15. Partiendo por decirte que Toy Story es mi película animada favorita, tu relato me trasladó de inmediato a mi infancia.
      Me gustó mucho el punto de vista con que planteaste la historia y claro el final es hermoso, ya que recalcas, el valor de la amistad, cómo también el de los recuerdos, permitiendo que uno active su memoria y recuerde los bellos momentos de la infancia, las largas horas de juego con nuestros juguetes más preciados, generando diálogos, trasladándonos a mundos mágicos que a la fecha es hermoso recordar.

      ResponderEliminar
    16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      ResponderEliminar
    17. Y que pena que sí haya cosas que se olviden... me ha encantado, aunque no vi la pelicula original, ninguna de ellas... pero conozco los personajes y la verdad me ha parecido encantador ver como encajan con la idea original. Solo lamento conocer poco del original porque estoy segura de que habría sido aún mejor si cabe. La verdad me ha parecido algo triste, lo de que todo fuera para asustar al hermano porque me parece cruel, aunque sea por hacer algo juntos. En fin muy real porque son cosas que pasan, y curioso que pillaran con la cámara a los juguetes moverse xD no me suena que esto formara parte de la peli original, así que doy por hecho que es otro añadido magnifico por tu parte.

      Un abrazote y genial relato como siempre.

      .KATTY.

      ResponderEliminar
    18. OMG Me ha encantado!!! Que Andy fuera el artifice de todo y que supiese desde el principio todo es algo que veo tan pero tan hfsuuj. Me encanta en verdad, y ahora que está TS4 pues mi infancia renace. Madre mia que maravilla faraona, me recuerda de cierta forma a ese tuyo del Lazarillo.

      Buen relato jefaza

      ResponderEliminar
    19. ¡Ay cómo me gusta!

      La verdad es que yo de Toy Story sólo he visto la primera y la recuerdo un poco así asá, así que el tema de la conexión exacta no lo he podido valorar bien. Pero, aún y así, me han gustado las referencias que he ido pillando. Aunque, también te digo, que la idea de que toda la peli sea una movida de Andy para jugársela a Sid, aunque Sid sea muy horrible y así sea bien para Andy y para Hannah, es una movida muy... turbia.

      En resumen, que muy buen relato, como siempre, pese a que lo hayas escrito a última hora, jajajajjajaaj.

      ¡Abracitos!

      ResponderEliminar
    20. ¿Me estás diciendo que al final todo fue un plan de Andy y Hannah? Qué deliciosamente diabólico. Ahora ya no volveré a ver la película con los mismos ojos xD.

      En fin, hasta el infinito y más allá... digo, hasta la próxima entrada, faraona :)

      ResponderEliminar
    21. Me he sentido un poco a la deriva con este relato porque no he visto las pelis de Toy Story. En mi caso un poco de contextualización de los personajes me habría venido genial.
      En cuanto a la historia en si, me gusta el enfoque desde el punto de vista infantil, donde la vida es mucho mas simple de lo que los adultos llegamos a complicarla.
      Gracias por un relato con un final tan dulce.

      ResponderEliminar
    22. ¡Hola Stiby!

      Como siempre, me ha encantado el relato, ¡y más aún al estar ambientado en Toy Story! *-* Me ha encantado esa nueva "visión" que le has dado a la historia, descubriendo POR FIN que los juguetes se mueven jajaja Claro que si eso lo hubiesen hecho en la peli original pues no tendría mucha chicha entonces, pero mola la idea xD Y el final ha sido adorable, me ha encantado ^^

      ¡Besos!

      ResponderEliminar
    23. ¡Hey Stiby!
      Al fin te leo en ordenador y con esto, puedo dejar un comentario. El relato me ha encantado y revivir el susto que le dan los juguetes a Sid... ha sido instantáneo. Aunque tu Andy me da bastante rabia porque como dices jugársela al pobre Woody y Buzz por un susto... es una apuesta muy arriesgada.

      ¡Un abrazote!

      ResponderEliminar


    IMPORTANTE ANTES DE ENVIAR TU COMENTARIO: aconsejo copiar el comentario en el portapapeles antes de pulsar "Enviar", porque blogger falla más que una escopeta de feria (para empezar, debes estar logeade en gmail para que funcione). El blog no tiene moderación de comentarios, si envías uno y no aparece automáticamente, es un error de blogger, por favor, ¡mándalo de nuevo!

    Si te ha gustado la entrada, deja un comentario o compártela en las RRSS y me harás muy feliz. También puedes unirte a la familia suscribiéndote aquí. Recibirás un mail mensual con resúmenes de la actividad del blog y otros detalles como mis lecturas o retos en curso.


    Nota anti spam: Ejerceré mi derecho a borrar todo comentario que no tenga nada que ver con la entrada y sólo consista en un hola, leí tu entrada, visita mi blog o similares.

    Protección de datos: Según la nueva ley RGPD debo informarte sobre el uso que daré a los datos personales que me proporcionas. Tu e-mail será usado para enviarte mi respuesta al comentario, en caso de que marques la casilla. El resto de datos (IP, país, navegador...) que recopila blogger sólo serán usados para las estadísticas internas de blogger, sí, esas de las que nadie nos fiamos. Tus datos en ningún caso serán publicados ni cedidos a terceros. Añadiendo tu comentario estás aceptando estos términos.